El Ayuntamiento somete a exposición pública la nueva ordenanza de comercio ambulante para que los ciudadanos realicen sugerencias

El concejal adscrito al área de Comercio, José Antonio Vílchez, ha anunciado que el Ayuntamiento de Estepona ha sacado a exposición pública la nueva ordenanza de venta ambulante que se elaborado para dar seguridad jurídica y mayores garantías a comerciantes y usuarios. El texto regulador, que fue aprobado de forma inicial en pleno, pretende “eliminar” la “arbitrariedad” con la que

hasta ahora se otorgaban las licencias para los puestos de comercio ambulante.

El edil de Comercio ha animado a que las partes interesadas hagan aportaciones y sugerencias al documento que fija, por primera vez, unos criterios objetivos para conceder licencias a los comerciantes de venta ambulante, al tiempo que se protege al comercio tradicional de la “competencia desleal” que, en determinadas ocasiones, suponen los negocios callejeros. Con esta norma, se establece que la venta ambulante deberá guardar una distancia mínima de 25 metros cuadrados de los comercios.

“Al tratarse de un documento que regula a un sector económico muy importante para el municipio, queremos que cuente con el mayor consenso posible”, ha apuntado Vílchez, que ha recordado que los interesados tendrán un plazo de 30 días para presentar sus alegaciones, propuestas y sugerencias. La ordenanza regula, además, los requisitos que tienen que cumplir los interesados en iniciar una actividad de estas características, así como el régimen sancionador por posibles incumplimientos.
De esta forma, será precisa la autorización previa del Consistorio, conforme al procedimiento de concesión recogido en la presente ordenanza, sin la cual no podrá ejercerse el comercio ambulante.

El responsable municipal de Comercio recuerda que la ordenanza, que se adapta a la regulación estatal y autonómica, establece requisitos para los productos objetos de comercio, en especial aquellos destinado a alimentación, y determina que los puestos deberán tener en lugar visible las placas identificativas y los precios de venta de las mercancías. También se detallan otros procedimientos de obligado cumplimiento como tener a disposición de la autoridad competente las facturas y los comprobantes de los productos objetos de negocio, o las hojas de quejas y reclamaciones, entre otros documentos.

Por otra parte, la nueva ordenanza municipal, que sustituirá a la existente que data de 1997, también regulará y “pondrá orden” en el el tradicional mercadillo que se instala cada miércoles en el recinto ferial. El objetivo del equipo de gobierno es “reorganizar esta zona para mejorar y facilitar a los usuarios las compras en este recinto”, por lo que se establecerá una normativa para la concesión y adjudicación de los puestos de los comerciantes. Así quedará determinada la dimensión de los mismos y el espacio que debe existir entre ellos, y también se tendrán que ajustar a unos requisitos mínimos de seguridad, higiene y salubridad.

Además, el Consistorio se encargará de revisar el estado de limpieza de los establecimientos de venta ambulante y, en su caso, se procederá a retirar los residuos a costa del comerciante que hubiera incumplido su obligación de recogida de los mismos.

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web. Política de Cookies