La edil de Personal no entiende cómo los sindicatos respaldan movilizaciones cuando se llegó a un acuerdo que va a permitir el pago de las nóminas

La concejala del área de Personal, Pilar Fernández-Fígares, ha manifestado su sorpresa ante la decisión adoptada tras la asamblea de trabajadores en la que se ha acordado iniciar un calendario de movilizaciones ante el impago de los salarios. Al respecto, la concejala ha asegurado no entender cómo los representantes sindicales respaldan este tipo de iniciativas cuando en la reunión mantenida

el pasado viernes entre el equipo de gobierno y los sindicatos hubo entendimiento entre las partes sobre el plan de austeridad para la plantilla, que permitirá abonar los salarios.

“Se llegó a un acuerdo, que quedó pendiente de ser trasladado y ratificado por la asamblea de trabajadores; y los sindicatos estaban de acuerdo con la contrapropuesta realizada por el Consistorio”, ha indicado la concejala, que se ha referido además a un comunicado de CCOO en el que aseguraban que “los sindicatos hemos conseguido un paso importante al retirar de dicha propuesta las garantías de empleo y movilidad funcional del personal”.

Fernández-Fígares ha asegurado que la aceptación de las medidas propuestas por el Consistorio -que permitirán un ahorro de siete millones de euros en los dos años de aplicación- garantizará el pago de las nóminas y la integración de los trabajadores de las empresas municipales en el Ayuntamiento.

En este sentido, la edil ha explicado que las sociedades públicas se encuentran en causa legal de disolución y que requieren de una ampliación de capital de más de 70 millones de euros para poder seguir manteniéndolas. Así, ha argumentado la imposibilidad de realizar transferencias a dichas sociedades para abonar los salarios y la necesidad de que los trabajadores de las empresas municipales se integren en el Ayuntamiento para poder percibirlos.

La propuesta municipal de ahorro en el capítulo de personal contempla la congelación salarial, durante los próximos dos años, y la suspensión -también por el mismo periodo- de las cláusulas económicas del convenio que no afecten a las retribuciones básicas, tales como gastos de oftalmología, odontología y otras compensaciones. También incluye la supresión del complemento de puntualidad y reducción del absentismo laboral, que reciben los empleados por acudir a trabajar y no ausentarse de su puesto de trabajo.

Además, la concejala ha recordado que el Ayuntamiento ya tiene en marcha otras medidas de austeridad relacionadas con la disminución en el gasto del personal de confianza, la supresión de oficinas municipales, la eliminación de móviles corporativos y el control del parque de vehículos, entre otras propuestas que se van a poner en marcha. “La suma de todas estas medidas van a permitir dar viabilidad económica a un ayuntamiento que se encuentra en la ruina”, ha añadido la edil.

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web. Política de Cookies