El Ayuntamiento propone negociar una reducción en la plantilla dentro del Plan de Ajuste para pagar más de 60 millones a proveedores

El alcalde de Estepona, José María García Urbano, ha anunciado hoy que el Ayuntamiento “se ha visto obligado” a plantear a los sindicatos el inicio de la negociación de una reducción de empleados municipales que fueron contratados sin proceso selectivo, ante la negativa de los representantes de los trabajadores a reducir salarios y la falta de consenso entre los mismos

sobre las medidas “reales” para ahorrar seis millones de euros en el gasto de personal. Esta cuantía es necesaria para llevar a cabo el Plan de Ajuste que permitirá el pago de más de 60 millones de euros a proveedores, fruto de facturas impagadas en los últimos ocho años de gobiernos socialistas.
El regidor ha señalado que la propuesta planteada hoy “no es inamovible” y abre un nuevo camino en la negociación con los sindicatos para conseguir el objetivo de ahorrar seis millones de euros “que nadie cuestiona que hay que alcanzar porque con la actual situación económica, el Ayuntamiento no podría garantizar las nóminas municipales más allá del mes de octubre”.
 “Es la única medida que no nos hubiera gustado tomar, pero no nos queda más remedio para garantizar la viabilidad y la supervivencia del Ayuntamiento”, ha agregado el alcalde, que ha recordado que esta decisión se ha tenido que tomar ante una situación “imprevista”, que no figuraba en los planes del equipo de gobierno, ya que el pago a proveedores ha obligado a tomar decisiones de reajuste municipal. Asimismo, el regidor ha anunciado que esta reducción se aplicará -en el mismo porcentaje que el resto de la plantilla- a los cargos de confianza.
El alcalde ha argumentado además que el 94% de los ingresos municipales se destinan al gasto de la plantilla, lo que impide que se puedan realizar inversiones y obras en el municipio. “Hay que tomar decisiones y poner orden porque los ciudadanos nos han votado para eso, y nadie duda de que el Ayuntamiento tiene una plantilla sobredimensionada”, ha indicado, recordando en este punto la responsabilidad que ha tenido el equipo de gobierno desde su llegada a la Alcaldía al no contratar “ni a una sola persona” en el Consistorio.
“Los más de 66.000 vecinos censados pagan demasiados impuestos y no pueden estar al servicio del Ayuntamiento; debe ser al contrario, el Ayuntamiento tiene que estar equilibrado y saneado y debe ser el que esté al servicio de la ciudadanía”, ha abundado el primer edil, que ha subrayado que el equipo de gobierno ha adoptado la decisión de no subir los impuestos a los ciudadanos, en el convencimiento de que las familias “no pueden costear la mala gestión y el despilfarro ocasionado por la clase política durante años”.  
García Urbano ha avanzado que la próxima semana se abrirá un periodo de negociación con los sindicatos, que durará un mes, para negociar la fórmula de reducir la plantilla –que en un principio podría afectar a unos 190 trabajadores- y ha recordado que el equipo de gobierno sigue abierto a las propuestas por unanimidad de los sindicatos que logren esta cuantía de seis millones de ahorro. García Urbano ha destacado que este procedimiento para reducir la plantilla se hará “con todas las garantías de la ley” y con criterios objetivos. “No se va a tener en cuenta que los trabajadores pertenezcan a un partido determinado o sus vínculos familiares”, ha aclarado.
El alcalde ha manifestado que hasta el equipo de gobierno ha estado esperando propuestas y nadie cuestionó la metodología al inicio de las negociaciones de buscar un consenso entre los cuatro sindicatos representantes de la plantilla “y no vale que ahora se diga que conseguir la unidad sindical era inviable”. “Somos conscientes de que estas negociaciones no son fáciles para ninguna de las partes y valoramos el esfuerzo que se ha hecho por parte de los sindicatos, pero analizando el resultado, queda muy lejos del objetivo de reducir el gasto de la plantilla en seis millones”, ha destacado.
El regidor ha destacado que el Gobierno central ha respaldado la “viabilidad” y la “credibilidad” del plan de ajuste elaborado por el equipo de gobierno, que con el pago de esta deuda consigue una inyección en la economía local del municipio y  refuerza la viabilidad de empresas, que en los últimos años se ha visto mermada por el impago de anteriores gobiernos, que contrataron y gastaron por encima de sus posibilidades. “El anterior gobierno dijo que la deuda del Ayuntamiento era de unos 150 millones, pero después pudimos comprobar que esta cifra ascendía a 300 millones de euros”.
Sobre el asunto, también ha destacado las medidas puestas en marcha desde el inicio del mandato por el equipo de gobierno y el esfuerzo realizado que ha permitido ahorrar hasta el momento 9 millones de euros en gastos municipales.

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web. Política de Cookies