El Ayuntamiento aprueba en pleno una actualización de la tarifa del agua y beneficios fiscales para los mayores de 65 años empadronados

El equipo de gobierno ha aprobado hoy en el pleno de la Corporación una moción urgente para la modificación de diversos artículos y las tarifas de la ordenanza reguladora de la tasa por el servicio de abastecimiento de agua potable. El concejal del área Económica, Manuel Aguilar, ha explicado que se trata de una actualización de la tasa para hacer

cumplir el contrato que en 2006 se cerró con la empresa concesionaria y que recogía que al recibo se le debía aplicar cada año el incremento del IPC. La deuda con la empresa por no haber cumplido con este aspecto acordado por los anteriores responsables municipales asciende a más de 900.000 euros.

El edil ha explicado que esta actualización no se aplicó en 2009, 2010 y 2011, cuando el anterior equipo de gobierno dejó de aplicar el IPC al recibo del agua, por lo que “estamos hablando de un incumplimiento de contrato con la empresa suministradora al que ahora hay que poner solución”.
Aguilar ha explicado además que el equipo de gobierno ha incluido en la modificación de esta ordenanza beneficios fiscales para los mayores de 65 años que estén empadronados en el municipio. Para ellos, se contempla una bonificación en la cuota variable doméstica del consumo mensual del primer bloque (7 metros cúbicos al mes). También se ha acordado eliminar el recargo de desalación que se aplica al recibo del agua, una vez que la empresa pública Acosol deje de facturarlo en alta. El edil ha recordado que se trata de una medida “muy demandada” por los ciudadanos.


Aguilar ha señalado que esta modificación de la tarifa -que supondrá una repercusión de un euro mensual en el recibo medio- incluye además la aplicación de la Ley de Aguas de Andalucía aprobada por la Junta en 2010, que supone el 40% del coste de esta actualización de precios.


Aguilar ha reprochado a los socialistas que, en un caso más, “no cumplieran con sus obligaciones” durante su mandato, en relación a la obligación de actualizar el recibo del agua. “Su mala gestión la estamos pagando ahora todos; lo que aquí nos trae es cumplir con el contrato que se firmó con la empresa, y no haciéndolo desde 2009 ha causado un daño enorme al Ayuntamiento, que somos todos, durante años”, ha señalado.


El responsable del área Económica ha explicado que la empresa concesionaria presentó la semana pasada la petición para llevar a cabo esta actualización del IPC, por lo que el expediente se ha tramitado como asunto urgente, dada la obligación de que la aprobación definitiva de esta modificación de la ordenanza esté realizada dentro de los plazos previstos para que entre en vigor el 1 de julio.

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web. Política de Cookies