El alcalde denuncia ante la Policía presuntas irregularidades en el departamento de Tesorería tras detectar la Intervención municipal un desfase contable de más de 100.000 euros

El alcalde de Estepona, José María García Urbano, ha anunciado que a última hora de la tarde de ayer puso en conocimiento de la Policía Nacional presuntas irregularidades en la Tesorería municipal del Ayuntamiento de Estepona.
El regidor ha considerado que se trata de hechos “muy graves” que han de ser puestos en conocimiento de las autoridades competentes a los

efectos oportunos, una vez que la Intervención municipal ha detectado, de momento, un desfase contable con un perjuicio para las arcas municipales superior a los 100.000 euros. Estos hechos, que han sido puestos en conocimiento de la Alcaldía el pasado viernes 13 de abril, se derivan de supuestas actuaciones irregulares que se habrían iniciado en el anterior mandato y prolongado hasta la actualidad.
El primer edil ha considerado adecuado no demorar en el tiempo la adopción de medidas ni la puesta en conocimiento de los hechos ante las autoridades policiales. Ante esto, ha ordenado -mediante decreto de Alcaldía con fecha 16 de abril- el inicio de la investigación, a llevar a cabo por personal especialmente cualificado y conocedor de contabilidad y tesorería municipal, con el objetivo de recoger el máximo de datos, elementos de hecho, indicios racionales y fuentes de prueba; así como para el aseguramiento del medio probatorio.
Asimismo, para un mejor desarrollo de la investigación, se ha resuelto dispensar de la asistencia a su puesto de trabajo al tesorero municipal durante la investigación destinada a esclarecer los hechos puestos de manifiesto. Dicha dispensa se establece hasta el próximo 30 de abril, sin perjuicio de que este plazo de tiempo sea ampliado en caso de que así lo aconsejen los resultados derivados de la investigación. Por otra parte, y al objeto de que la Tesorería municipal siga desempeñando sus tareas ordinarias y necesarias para el funcionamiento del Ayuntamiento, se ha nombrado a un funcionario municipal -actualmente jefe del Negociado de Gestión Tributaria- como tesorero accidental.
En aras de la objetividad y la eficacia y de un exacto conocimiento de los hechos puestos de manifiesto, se ha ordenado que se limite el acceso a los documentos y sistemas informáticos necesarios a los empleados municipales que expresamente se designen por parte de la Alcaldía.
Así, el alcalde ha considerado que su principal función es velar por el interés de los ciudadanos y del erario público y atajar cualquier comportamiento anómalo que suscite sospechas sobre el buen funcionamiento de la Administración.
El primer edil ha solicitado cautela ante la investigación que se abre y que habrá de concluir con la depuración de las correspondientes responsabilidades administrativas y, en su caso, civiles y penales.

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web. Política de Cookies