El Ayuntamiento reduce a la mitad el consumo en telefonía con la supresión de casi la totalidad de los móviles corporativos

El concejal adscrito al área Económica, José Antonio Vílchez, ha anunciado que el Ayuntamiento de Estepona ha reducido casi a la mitad la factura de telefonía tras la supresión de casi la totalidad de los móviles corporativos de los que disponían empleados del Consistorio esteponero. De esta forma, ha precisado que el gasto mensual en telefonía (incluida la línea fija

y móvil) ha disminuido de media hasta los 5.952 euros mensuales, frente a los 10.663 euros al mes que de media se consumían durante el anterior mandato.

El edil ha indicado que se han suprimido 120 terminales y que en la actualidad solo se mantienen una docena de móviles que se emplean para los servicios de seguridad, emergencias y por el personal que por sus labores técnicas o administrativas necesitan de forma imprescindible disponer de este recurso.

Asimismo, ha señalado que el gasto mensual en móvil se ha reducido en un más de un 80%, situándose en unos 1.464 euros -según el último dato contabilizado-, frente a los 9.000 euros de media que se gastaba al mes, antes de la llegada del actual equipo de gobierno.
Con estas cifras, el concejal adscrito al área Económica se ha mostrado satisfecho por el ahorro logrado en la factura de la telefonía móvil, que superará los 91.000 euros anuales; al tiempo que ha destacado que por primera vez desde el Ayuntamiento se han puesto en marcha medidas efectivas que han permitido bajar este gasto municipal.

Vílchez ha recordado que esta iniciativa fue una de las primeras que se impulsó dentro del plan de austeridad puesto en marcha por el equipo de gobierno a la llegada al Ayuntamiento. De esta forma, se decidió que ni el alcalde, ni los concejales, ni el personal de confianza disfrutaran de líneas de telefonía pagadas por el Consistorio. Además, se limitó el uso de estos terminales a los empleados que lo necesitan para el desarrollo de su trabajo. 

Para abundar en este ahorro, el edil ha anunciado además que está previsto que este suministro -junto con otros servicios y consumibles- se licitarán a través de la central de compras para adjudicarlo a la empresa que ofrezca la mejor oferta económica para los intereses municipales. 

Vílchez ha recordado que a esta reducción en la telefonía se suma la disminución que se ha producido en el gasto en combustible gracias al control “exhaustivo” que se está realizando sobre el “uso adecuado” que se le da a los vehículos municipales por parte de los empleados del Ayuntamiento. Así, la cifra de consumo de carburante se situaba en torno a 22.000 euros mensuales; mientras que con las nuevas medidas puestas en marcha, se ha conseguido bajar hasta los 12.500 euros mensuales. Con estas cifras, el ahorro por este concepto es de, al menos, unos 100.000 euros anuales.

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web. Política de Cookies