El Ayuntamiento elabora por primera vez un plan de Tesorería que ordena los pagos, evita la discrecionalidad y garantiza la viabilidad económica

El concejal del área Económica, Manuel Aguilar, ha anunciado  que el Ayuntamiento ha elaborado un plan de Tesorería que se presentará para su aprobación en sesión plenaria. El edil ha explicado que con este documento -pionero y novedoso en la Administración local- se establece una prelación en el orden para atender los pagos y se elimina absolutamente la discrecionalidad con la

que se ha funcionado hasta ahora en el Consistorio. “Esto era uno de los pasos fundamentales que había que dar y a partir de aquí empezamos a construir una Estepona nueva con seriedad con la plantilla y con los acreedores”, ha señalado el responsable del área Económica.

Al respecto, ha considerado que este plan de Tesorería supone el último pilar de la labor de reordenación económica que el equipo de gobierno se inició el pasado junio en el Consistorio. “Cuando llegamos, el Ayuntamiento estaba en una situación económica inestable. El primer paso fue diseñar un plan de ajuste y austeridad económica, que ha ido acompañado de un plan de saneamiento para atender la deuda, de un presupuesto real para 2012 y de este documento para fijar las prioridades de pago de las obligaciones que tiene el Ayuntamiento”, ha señalado el concejal.

De esta forma, atendiendo a lo que establece la legislación, la prioridad en este orden de pagos será el abono de las nóminas de la plantilla municipal, los pagos a la Seguridad Social y a la Agencia Tributaria; así como todos los gastos corrientes que se generen en el ejercicio 2012, para -según ha explicado el edil- poder afrontar el pago de la deuda de ejercicios anteriores, evitando la “arbitrariedad” con la que se ha trabajado con anterioridad.

El edil ha destacado que con este documento -que se renovará de forma anual- se da confianza a los proveedores y suministradores, con la garantía de que van a cobrar todo lo que se contrate en 2012, siguiendo la máxima de que solo se contratará aquello que se pueda pagar. “Esto va a devolver la seriedad institucional perdida en años de desgobierno y mala gestión”, ha subrayado el edil.

En este sentido, ha apuntado que el equipo de gobierno se ha encontrado con una deuda cuyo montante global asciende a 300 millones de euros, con facturas pendientes desde 1989, y con un “veloz y progresivo” crecimiento de este volumen de deuda en los últimos ocho años; así como con un buen número de sentencias firmes con condenas pecuniarias y más de 1.000 procedimientos judiciales vivos.

Asimismo, el concejal ha precisado que dicho plan asegura la viabilidad de ejercicios económicos futuros porque “para que se mantenga la estructura del Ayuntamiento y el funcionamiento los servicios, es necesario que se asegure el pago de dichos gastos”.

Aguilar ha destacado además que esta labor de racionalización de las cuentas municipales se complementa con un esfuerzo constante en transmitir a los operadores económicos un cambio de imagen en la actuación y gestión de este ayuntamiento a fin de recobrar la “seriedad institucional perdida”.

“La premisa imprescindible de ese comportamiento serio con los compromisos económicos es, por un lado, reconocer a todos los acreedores la existencia de sus créditos, por otro, establecer planes o soluciones de pago y atender de modo “inexcusable” a las obligaciones corrientes que se van originando en el ejercicio corriente.

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web. Política de Cookies