El pleno aprueba un presupuesto “realista” para 2012 que “garantiza la eficacia, el equilibrio y la seguridad económica a los proveedores”

El pleno de la Corporación ha aprobado hoy en sesión plenaria, con los votos a favor del equipo de gobierno, la abstención de CIE y el voto en contra del PSOE, el presupuesto para el ejercicio 2012, que el concejal del área Económica, Manuel Aguilar, ha definido como “realista” y que “garantiza la austeridad, la eficacia, la estabilidad y la

seguridad económica para los proveedores”.

“Hay que entender la gestión con políticas de austeridad y eficiencia para cumplir tres objetivos: tener un presupuesto que no genere deuda nueva, atender poco a poco el montante de la deuda heredada de 300 millones y enviar a los proveedores, ciudadanos y administraciones el compromiso con la estabilidad financiera”, ha enumerado el concejal.

“Esto no se puede hacer renunciando a servicios con una calidad que necesita la ciudad porque hay que proyectar la marca Estepona y hay que consagrar definitivamente el ordenamiento jurídico y que se cumplan todas las normas; así como racionalizar los recursos humanos y materiales”, ha agregado el concejal, que ha recordado que “se ha implantado un plan de austeridad para la plantilla consensuado con los sindicatos, se ha aprobado un plan de saneamiento y se tiene que realizar una Relación de Puestos de Trabajo para dar cumplimiento a la ley.

El edil ha subrayado que “es el primer presupuesto que se presenta en Estepona en ejercicio anterior a su aplicación y el primero que presenta un superávit de más de 16 millones de euros, y que además, va a ser real”. “Este es el principio del cambio; hay que cambiar la situación de Estepona y pasar de haber tenido un presupuesto prorrogado durante tres años y otro en 2011 que no daba ninguna seguridad económica a nadie, a otro que va a dar estabilidad económica al Ayuntamiento”.

Aguilar ha explicado que se han elaborado unas cuentas municipales donde se ha sido “prudente” en los ingresos y “racional” en los gastos. Así, los ingresos previstos ascienden a un total de 103,9 millones de euros y los gastos a 87,7 millones de euros; esto es, una reducción de 19 millones en la partida de gastos respecto al presupuesto de 2011.

Sobre esta contención en el gasto ha señalado una disminución en el gasto de la plantilla, que se reducirá a 50,6 millones; esto es, seis millones de euros menos que el ejercicio anterior. Todo ello, pese a que ha indicado que se incorpora una previsión de pago de deudas contraídas por anteriores corporaciones con cientos de empleados.

En relación a los ingresos, ha indicado que las cantidades a percibir por impuestos ascienden a 54 millones, ocho millones menos que lo presupuestado en el ejercicio anterior (62,5 millones). En este sentido, ha señalado que se ha contabilizado de forma “real” la cuantía que se prevé recaudar. “Por ejemplo, por ICIO se contemplan dos millones de euros, cuando en el avance de lo liquidado hasta ahora por este concepto asciende a 1,6 millones de euros; el anterior gobierno presupuestó para este año 5,5 millones por este concepto”, ha precisado el responsable del área Económica, que ha explicado además que se ha contemplado una “importante” partida para inversiones, que asciende a 8,1 millones.

El concejal se ha referido además al presupuesto para este ejercicio con el que el equipo de gobierno ha tenido que trabajar durante estos meses y del que ya se había consumido más del 70% de los ingresos. “Los anteriores gobiernos municipales han ido adoptando decisiones sin una adecuada planificación de los objetivos económicos, sociales y funcionales de la institución y sin una consideración objetiva de los ingresos de carácter recurrente. Puede afirmarse que se presupuestaba más de lo que se pensaba recaudar y que se recaudaba menos de lo que se gastaba”, ha criticado el concejal, que ha señalado que en el presupuesto vigente hay una desviación superior al 30% entre ingresos y gastos reales.

El edil ha señalado actuaciones “incorrectas” con el uso de los fondos del patrimonio del suelo, el cobro anticipado de cánones de las concesiones administrativas o el uso de subvenciones para otro destino diferente por el que habían sido concedidas. “Hay otras prácticas de ejercicios anteriores que hay que erradicar como el incremento de la plantilla, la falta de existencia de un plan de compras: parece mentira que el Ayuntamiento pagara servicios a un precio más alto que los particulares pese al volumen de compras que tenía, o el asumir competencias que son impropias de la administración local”, ha señalado Aguilar.

Asimismo, en la sesión plenaria se ha dado cuenta de la corrección de la liquidación del presupuesto de 2010, que ha hallado un error de 7,3 millones de euros en el cálculo del déficit presupuestario y otro error de 21 millones en el cálculo del equilibrio presupuestario. Así, el documento subsanado ahora por el departamento municipal de Hacienda arroja un déficit presupuestario de 46 millones de euros, en lugar de los 38,6 calculados por el anterior gobierno.

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web. Política de Cookies