Velasco anuncia la desestimación de la demanda judicial por despido de un excargo de confianza del PSOE que llegó a percibir 104.000 euros anuales

El anterior equipo de gobierno pagó al denunciante dietas por desplazamientos y comidas por un importe total de 26.662 euros, durante dos años y medio

La concejala de Presidencia, Ana Velasco, ha anunciado que el Juzgado de lo Social número 6 de Málaga ha desestimado la demanda por despido presentada por el excargo de alta dirección del PSOE, Diego de Lucas.

La concejala ha mostrado su satisfacción porque el fallo judicial absuelve al Ayuntamiento y a la empresa municipal Empladus de las pretensiones de éste de reincorporarse a su trabajo y ha recordado que este antiguo cargo de alta dirección fue contratado en noviembre de 2008 y que llegó a percibir ingresos por parte del Ayuntamiento de 104.000 euros brutos anuales, por su labor en el área de Urbanismo. Con todo, la responsable de Presidencia ha recordado que con esta resolución, son ya ocho las sentencias que dan la razón al Ayuntamiento en relación a las demandas por despido presentadas por diez excargos de confianza.

La sentencia considera que el contenido de las funciones que realizaba el demandante “exceden con mucho de las de un funcionario o personal laboral” y que por otra parte, “el salario acordado y que ha sido abonado excede del que correspondería a un empleado público sometido a un convenio colectivo, y superior incluso al del alcalde, sin haberse sometido a procedimiento reglado de acceso ni superado ningún proceso selectivo para ser contratado por la empresa municipal, siendo el elemento determinante para su contratación la confianza otorgada por quien en ese momento ejercía las funciones de alcalde y concejal de Urbanismo”.

Ante esto, Velasco ha señalado que esto es otro ejemplo más del “despilfarro” y de la “ausencia de política de austeridad” que ha caracterizado a la gestión del anterior equipo de gobierno, cuyos responsables no tuvieron reparos al contratar a cargos de confianza con sueldos “desorbitados”, a los que además “premiaba” con “jugosas” productividades. En este sentido, la edil de Presidencia ha señalado que  el excargo de alta dirección del PSOE al que hace referencia la sentencia percibió un total de 26.662 euros en dietas por desplazamientos y comidas, durante los dos años y medio que estuvo contratado.

“Esta persona cobraba una media de 1.000 euros al mes en estas dietas; es inaceptable este derroche de dinero, precisamente en los años en los que el Ayuntamiento, por ejemplo, no pagaba a policías y bomberos porque decía que no había liquidez en las arcas municipales”, ha considerado Velasco, que ha criticado además que se  contratara a estos cargos de confianza mediante empresas municipales, dejándoles un resquicio para, posteriormente denunciar al Ayuntamiento y alegar que no tenían funciones directivas dentro de las mismas.

Así, la concejala ha apuntado que este excargo de alta dirección ha defendido durante el juicio de despido que “el contrato de alta dirección suscrito es fraudulento, pues en realidad ha desarrollado funciones para el Ayuntamiento bajo las órdenes del exalcalde David Valadez y demás concejales, como si se tratase de un funcionario más”.

En relación a este asunto, la concejala ha calificado como una “desfachatez” que el exalcalde y actual portavoz socialista, David Valadez, acudiera voluntariamente, a instancias del demandante, como testigo al juicio por despido de quien fue su cargo de confianza. Además, se ha referido al coste que supondría para las arcas municipales que los cargos de confianza que han denunciado al Ayuntamiento se reincorporaran, ya que sus salarios suman unos 700.000 euros.

“Está clara qué política de austeridad defiende cada gobierno; mientras el anterior tenía a 21 cargos de confianza, que suponían un coste de un millón de euros anuales, el actual equipo de gobierno tiene contratados en la actualidad a 15 personas cuyos sueldos suman 600.000 euros”, ha subrayado Velasco. La responsable de Presidencia ha recordado además que el personal de confianza del actual gobierno cesará en su cargo cuando se acabe el actual mandato, sin posibilidad de quedarse como personal laboral del Ayuntamiento, porque su contrato termina cuando cesa el cargo del político.

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web. Política de Cookies