El equipo de gobierno y los sindicatos acuerdan un plan de ajuste económico para la plantilla que permitirá ahorrar siete millones de euros en dos años

El equipo de gobierno de Estepona y representantes de todas las centrales sindicales han rubricado hoy un acuerdo que permitirá poner en marcha un plan de ajuste económico para la plantilla que supondrá ahorrar unos siete millones de euros en los dos años que tendrá de aplicación. “Somos uno de los primeros ayuntamientos de España que hemos conseguido, con el

apoyo de los sindicatos, unas medidas imprescindibles para garantizar la viabilidad económica”, ha señalado el alcalde de Estepona, José María García Urbano. El acuerdo, ya ratificado por las empresas municipales, queda pendiente de la ratificación del personal laboral –integrado por unos 250 empleados- en una asamblea propuesta para el próximo martes.

La propuesta está justificada en la situación de “extrema gravedad” en la que se encuentran las arcas municipales y en la necesidad de reducir el coste que la plantilla supone en el capítulo de gasto municipal. En este sentido, el primer edil ha valorado el esfuerzo para llegar a este acuerdo y ha reiterado el compromiso del equipo de gobierno de garantizar la integridad de la plantilla.

El regidor ha reiterado que las medidas del plan de ajuste económico que se llevará a cabo durante los próximos dos años no implican recortes salariales. En concreto, la propuesta contempla que no se lleven a cabo incrementos retributivos de los empleados -excepto aquéllos que vengan impuestos de forma imperativa por la normativa estatal-; así como que se supriman -también por el mismo periodo- las cláusulas económicas del convenio que no afecten a las retribuciones básicas, tales como gastos de oftalmología, odontología y otras compensaciones. La propuesta acordada también supone la supresión del complemento de puntualidad y reducción del absentismo laboral, que asciende a más de un millón de euros anuales.

Asimismo, se ha incluido una cláusula en el convenio para que el personal de alta dirección y puestos de confianza de las empresas municipales y del Ayuntamiento que sean despedidos no consoliden su puesto en el Ayuntamiento mediante demandas judiciales, de tal manera que no puedan optar por la readmisión en el caso de obtener sentencia por despido improcedente. Hasta el momento, nueve cargos de alta dirección contratados durante el anterior mandato han planteado en las últimas semanas al Ayuntamiento reincorporarse a su puesto de trabajo tras ser cesados.

García Urbano ha recordado que la aplicación de estas medidas irá acompañado del proceso de integración de los 720 trabajadores de las empresas municipales en el Ayuntamiento, que hasta ahora estaba pendiente de ejecución desde que se acordó hace más de cuatro años. Asimismo, esto permitirá que se puedan abonar las nóminas correspondientes a julio del personal de las sociedades municipales.

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web. Política de Cookies