El equipo de gobierno plantea modificar el convenio colectivo para impedir que cargos de confianza consoliden su puesto en el Ayuntamiento

La concejala del área de Personal, Pilar Fernández-Fígares, ha anunciado que el equipo de gobierno ha propuesto a las centrales sindicales realizar una modificación del convenio colectivo para incluir una cláusula por la que el Ayuntamiento pueda optar, en caso de despido improcedente, a la readmisión del trabajador o a la indemnización del mismo.

Esta medida, que sería aplicable para los

cargos de confianza, garantiza al Ayuntamiento tener la posibilidad de que los asesores que obtengan una sentencia por despido improcedente, no consoliden su puesto de trabajo en el Ayuntamiento; sino que la administración local pueda optar por la indemnización, para el caso de los que pretendan “aferrarse” al Ayuntamiento tras ser cesados.

“De esta forma, se acaba con una práctica que ha sido habitual en anteriores gobiernos, en los que se ha contratado a cargos políticos en las empresas municipales, que posteriormente han sido readmitidos por sentencias favorables de los tribunales, al no estar los contratos de trabajo realizados para el cargo político que ostentaban en la realidad”, ha explicado la concejala.

La edil ha aclarado que en el Ayuntamiento ya ha habido precedentes de cargos políticos contratados en las empresas municipales que han consolidado, a través de los tribunales, su puesto como personal laboral, tras ser despedidos. Así, ha indicado que esta situación no se hubiera producido si estos asesores políticos hubiesen sido contratados como cargos de confianza en el Ayuntamiento, en lugar de ser contratados en las empresas como personal de alta dirección. “El nuevo equipo de gobierno no tiene ningún cargo de confianza en las empresas municipales, ni los tendrá, por lo que los actuales asesores no supondrán ninguna carga laboral para el Ayuntamiento, ya que cesarán cuando acabe el mandato político”, ha aclarado la concejala. 

“El personal político contratado en las empresas municipales que ha consolidado su puesto en el Ayuntamiento ha sido una de las lacras de los últimos años, sobre todo, teniendo en cuenta que cuando son readmitidos por despido improcedente, vuelven al Consistorio con los mismos salarios que tenían cuando ocupaban los cargos políticos”, ha argumentado la concejala, que ha cuantificado alguno de estos sueldos en unos 5.000 euros mensuales.

La edil ha recordado que el Ayuntamiento ha recibido ya nueve demandas de cargos políticos contratados durante el anterior mandato (cinco de ellos, corresponden al periodo de gobierno del exalcalde David Valadez). Entre estas demandas se encuentra la de un cargo de confianza adscrito a Urbanismo que percibía unas retribuciones brutas anuales de 104.654 euros brutos. El resto, tenía unos ingresos que oscilaban entre 63.449 euros y 54.216 euros brutos anuales. “Además de la ruina económica que ha dejado el anterior equipo de gobierno, ahora nos enfrentamos con pleitos que llevan aparejados una importante carga económica en materia de personal que no encaja con el plan de austeridad que vamos a llevar a cabo”, ha concluido Fernández-Fígares.

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web. Política de Cookies